Nuestro hermano Pier Giorgio

A veces me pregunto qué quedará de nosotros, de nuestra memoria, el día que muramos. Cuando lo pienso, recuerdo una canción de Fray Orlando Rueda. En ella, Domingo responde: “Bajo los pies de mis frailes debo quedar. En sus pies mis pasos continuará. En sus labios mi voz se escuchará”. Los dominicos viviremos para siempre, […]