Main Menu
Who's Online
Tenemos 27 invitados conectado
Jubileo Dominicano

AddThis Social Bookmark Button

Los jóvenes dominicos organizaron un programa de intercambio de tres días (una actividad que involucra a dos o más grupos juveniles para fomentar la asociación y el intercambio de misiones comunes) junto con Santo Domingo Savio (un grupo de jóvenes en la archidiócesis de Nairobi, de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe) y el Movimiento Juvenil de Oriang - un grupo en la diócesis de la bahía de Homa (parroquia del Santísimo sacramento Oriang). El programa de intercambio tuvo lugar en la parroquia de Oriang del 26 al 29 de agosto de 2016.

Día 1: Con Amor y Fe para Esperar

Llegamos a Oriang a las 3:41 am, habiendo viajado de noche. Fuimos recibidos calurosamente por los jóvenes de Oriang. Nos dirigimos a dormir. A las 6:00 am entramos para rezar el rosario de la mañana. Luego compartimos el desayuno, una taza de té y algunas patatas de "ngwashi", preparadas por los jóvenes de Oriang.

Nos fuimos a Hope Home. Una organización benéfica fundada por una pareja que se ocupa de los niños abandonados. Fue un largo paseo y casi parecía una peregrinación. Un joven lo describió como un peregrinaje de amor. Con momentos para hacer fotos, bromas y carreras, la distancia se hizo más y más corta. En una hora y media finalmente estábamos allí. Muchos esperaban encontrar a una anfitriona muy distinguida, pero para su sorpresa apareció simplemente vestida, con tres niños corriendo para agarrar sus manos. Ella nos llevó a su segunda casa, la casa de la esperanza.

Nos recibieron de nuevo y ofrecimos nuestros regalos a los niños emocionados. La anfitriona era quien estaba más emocionada, expresando su sincero agredicimiento por nuestra visita. "Es raro que la mayoría de los visitantes que vienen a jugar con los niños sean blancos, ¿significa que no hay preocupaciones negras?", se pregunta.

La mayoría de los jóvenes fueron a jugar con los niños emocionados, sin embargo, unos cuantos se quedaron atrás para escuchar lo que ella y su marido hicieron para iniciar una casa para niños. Una profesora que abandonó su profesión, abandonó el bullicio de la vida de la ciudad se trasladó a la Kenia rural para responder a los gritos de los niños, desde los recién nacidos hasta los de seis años. En sus palabras se nota laemoción sobre el creciente número de niños que está recibiendo portadores del VIH. "Niños que parecen conocer su destino e incluso posiblemente ven cómo sucumben gradualmente a la muerte". Ella está interesada en señalar que los niños que son VIH positivos van más allá de sus expectativas mientras viven más allá de sus pensamientos y eso la anima.

Los jóvenes pasaron tiempo con los niños que raramente consiguen compañeros de juego adultos. Como si fuera el último, los niños saltan aquí y allá, con los ojos brillantes de deseo de que ese momento sea eterno. El perro también aprovechó la oportunidad.

Tristemente no pudimos detener el tiempo y hacer que aquellos juegos fueran eternos. Teníamos que estar de regreso a la parroquia, que estaba a gran distancia.  Aprendimos mucho como dominicos. La mayoría de los miembros expresaron la alegría que tuvieron de interactuar con los niños. Nos recordaba la belleza de la infancia.

 

Día 2: Plantar el gozo de Cristo

El día comenzó con oraciones y la adoración del Santísimo Sacramento a las 6:00 am. Después desayunamos  y procedimos a la actividad principal de la siembra del árbol del día. Plantamos alrededor de 100 árboles juntos como un equipo. La diversión nos ayudó a no darnos cuenta de la pesadez de cavar hoyos y plantar árboles. Fue un bello momento, ayudándonos unos a otros, enseñándonos unos a otros, riéndonos de nuestros propios errores y animándonos unos a otros. Teníamos mucho que compartir y aprender unos de otros.

Luego tuvimos una sesión para compartir cómo llevamos a cabo nuestras diversas actividades como grupos individuales, cómo vivimos nuestras misiones y los desafíos a que nos enfrentamos. El párroco, p. Pius Odhiambo se unió a nosotros y escuchó los diferentes testimonios. Por la tarde tuvimos una segunda sesión donde la Hermana Miriam Musundi, una Carmelita Teresiana que nos acompañó, habló sobre el papel de los jóvenes en la iglesia.

 

Día 3: En Oriang ¡Con Amor!

El último día fue un clímax. Comenzó con una celebración de la santa misa. Los tres grupos participaron en el baile litúrgico. Participamos en la celebración de la liturgia de la palabra también. Después de la misa, el grupo de jóvenes de Santo Domingo Savio y nosotros (jóvenes dominicos) realizamos conjuntamente una obra de teatro y un baile. Después tuvimos un almuerzo con el párroco y nos preparamos para vivir.

Todo el evento fue un éxito. Fuimos capaces de aprender mucho de nuestros homólogos y que también había ganado de nosotros, especialmente de nuestros cuatro pilares y el carisma dominicano. Nuestro más profundo agradecimiento a todos los miembros de los grupos que trabajaron con nosotros. 

 
Facebook IDYM Fanpage

Sitio web de la Orden
Biblioteca online en Scribd
Fotos en Flickr