• IDYM
  • IDYM
  • IDYM
  • IDYM
  • IDYM
Main Menu
Who's Online
Tenemos 9 invitados conectado
Jubileo Dominicano

AddThis Social Bookmark Button

SEMANA DE ORACIN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

y para el resto del ao

2015

Jess le dice: Dame de beber

(Juan 4, 7)

25-Sunday2nd

 

REFLEXIONES BBLICAS

Y ORACIONES PARA EL OCTAVARIO


DA 8

TESTIMONIO

Muchos creyeron movidos por el testimonio de la samaritana (Juan 4, 39)

 

xodo 3, 13-15

Moiss y la zarza ardiente

Salmo 30

El Seor nos devuelve la vida

Romanos 10, 14-17

Qu hermosos son los pies de los que anuncian buenas noticias!

Juan 4, 27-30.39-40

Muchos creyeron movidos por el testimonio de la samaritana

Comentario

Con su corazn transformado la mujer samaritana sale a misionar. Anuncia a su gente que ha encontrado al mesas. Muchos creyeron en Jess movidos por el testimonio de la samaritana (Juan 4, 39). La fuerza de su testimonio surge de la transformacin de su vida que ha tenido lugar a causa del encuentro con Jess. Gracias a su actitud de apertura, reconoci en ese extranjero un manantial capaz de dar vida eterna (Juan 4, 14).

La misin es un elemento clave de la fe cristiana. Todo cristiano est llamado a anunciar el nombre del Seor. El papa Francisco dijo a los misioneros: adondequiera que vayis, os har bien pensar que el Espritu de Dios siempre llega antes que nosotros . Misionar no es hacer proselitismo. Los que verdaderamente anuncian a Jess se acercan a los dems en un dilogo amoroso, abierto a aprender de los dems, respetuoso de las diferencias. Nuestra misin exige que aprendamos a beber el agua viva sin tomar posesin del pozo. El pozo no nos pertenece. Lo que hacemos es sacar vida del pozo, de ese pozo de agua viva que nos ha dado Jess.

Nuestra misin debe ser una labor al mismo tiempo de palabra y de testimonio. Intentamos vivir lo que proclamamos. El arzobispo brasileo Helder Cmara una vez dijo que muchos se haban vuelto ateos al sentirse decepcionados por personas de fe que no viven lo que predican. El testimonio de la samaritana movi a su comunidad a creer en Jess porque sus hermanos y hermanas podan percibir la coherencia entre sus palabras y su transformacin.

Si nuestras palabras y nuestro testimonio son autnticos, el mundo prestar atencin y creer. Cmo van a creer en l si no han odo su mensaje? (Romanos 10, 14).

Preguntas

1. Cul es la relacin entre misin y unidad?

2. Conoces a alguna persona en tu comunidad cuya vida es un testimonio viviente de la unidad?

Oracin

Dios, manantial de agua viva,

haz de nosotros testigos crebles de unidad

por medio tanto de nuestras palabras como de nuestras vidas.

Aydanos a comprender que no somos los dueos del pozo

y danos la sabidura para reconocer

y agradecer la misma gracia en los dems.

Transforma nuestros corazones y nuestras vidas

para que seamos autnticos portadores de la Buena Noticia.

Y condcenos a vivir el encuentro con el otro como un encuentro contigo. Te lo pedimos en el nombre de tu Hijo Jesucristo,

en la unidad del Espritu Santo.

Amn.


 
AddThis Social Bookmark Button

SEMANA DE ORACIN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

y para el resto del ao

2015

Jess le dice: Dame de beber

(Juan 4, 7)

24-Saturday

 

REFLEXIONES BBLICAS

Y ORACIONES PARA EL OCTAVARIO

 

DA 7

TESTIMONIO

Dame de beber (Juan 4, 7. 15)

 

Nmeros 20, 1-11

Los israelitas en Merib

Salmo 119, 10-20

No he de olvidar tu palabra

Romanos 15, 2-7

Ojal que Diosles conceda a ustedes vivir en mutua armona

Juan 4, 7-15

Dame de beber

Comentario

Los cristianos deberan tener confianza de que el encuentro y el intercambio de experiencias con los dems, tambin con otras tradiciones religiosas, nos puede cambiar y ayudar a ahondar en las profundidades del pozo. Acercarnos a los que son extraos para nosotros con el deseo de beber de su pozo, nos abre a las maravillas de Dios que proclamamos.

En el desierto el Pueblo de Dios no tena agua y Dios mand a Moiss y a Aarn que sacaran agua de la roca. Del mismo modo, Dios frecuentemente viene al encuentro de nuestras necesidades a travs de los otros. Mientras clamamos al Seor en nuestra necesidad como la mujer samaritana: Seor, dame de esa agua , quizs el Seor ya ha respondido a nuestras oraciones poniendo en las manos de nuestros vecinos lo que andamos buscamos. Por eso tenemos que dirigirnos tambin a ellos y decirles: dame de beber.

A veces lo que necesitamos ya est presente en la vida y en la buena voluntad de las personas que estn a nuestro alrededor. Del pueblo guaran de Brasil aprendemos que en su lengua no existe un trmino equivalente a religin como algo separado de la vida. La expresin que se suele utilizar significa literalmente nuestro modo bueno de ser (ande rekokatu). Esta expresin hace referencia a todo su sistema cultural que incluye tambin la religin. La religin, por tanto, es parte integrante del sistema cultural guaran, como tambin de su modo de pensar y de ser (teko). Est relacionada con todo lo que mejora y hace progresar a la comunidad y conduce a su modo bueno de ser (tekokatu). El pueblo guaran nos recuerda que el cristianismo al principio se llamaba el camino (Hechos 9, 2). El camino, o nuestro modo bueno de ser es el modo que Dios tiene para traer armona a todas las parcelas de nuestras vidas.

Preguntas

1. De qu manera ha sido enriquecida tu comprensin y tu experiencia de Dios por medio del encuentro con otros cristianos?

2. Qu podran aprender las comunidades cristianas de la sabidura indgena y de las otras tradiciones religiosas en tu regin?

Oracin

Dios de vida, que cuidas de toda la creacin y nos llamas a la justicia y a la paz,

que nuestra seguridad no venga de las armas, sino del respeto.

Que nuestra fuerza no sea la de la violencia, sino la del amor.

Que nuestra riqueza no sea la del dinero, sino la del compartir.

Que nuestro camino no sea el de la ambicin, sino el de la justicia.

Que nuestra victoria no sea la de la venganza, sino la del perdn.

Que nuestra unidad no sea la del poder, sino la del testimonio humilde de tu voluntad.

Que abiertamente y con confianza podamos defender la dignidad de toda la creacin, compartiendo, ahora y por siempre, el pan de la solidaridad, la justicia y la paz.

Esto pedimos en el nombre de Jess, tu santo Hijo, nuestro hermano, que, como vctima de nuestra violencia, desde lo alto de la cruz nos perdon a todos nosotros.

Amn.

(Adaptada de una oracin de una conferencia ecumnica de Brasil que exhortaba al fin de la pobreza como un primer paso en el camino hacia la paz a travs de la justicia)



 
AddThis Social Bookmark Button

SEMANA DE ORACIN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

y para el resto del ao

2015

Jess le dice: Dame de beber

(Juan 4, 7)

23-Friday

 

REFLEXIONES BBLICAS

Y ORACIONES PARA EL OCTAVARIO


DA 6

TESTIMONIO

Jess dijo: Esa agua se convertir en su interior en un manantial capaz de dar vida eterna (Juan 4, 14)

 

xodo 2, 15-22

Moiss junto al pozo de Madin

Salmo 91

El canto de los que se refugian en el Seor

1 Juan 4, 16-21

El autntico amor elimina el temor

Juan 4, 11-15

Un manantial capaz de dar vida eterna

 

Comentario

El dilogo que empieza con Jess pidiendo agua se convierte en un dilogo en el que Jess promete agua. Ms adelante, en este mismo evangelio, Jess pedir de nuevo agua. Tengo sed , dir desde la cruz, y desde la cruz Jess se convierte en el manantial de agua prometido que brota de su costado abierto. Recibimos esta agua, esta vida de Jess, en el bautismo, y se convierte en un agua, en una vida, que surge de dentro de nosotros para ser dada y compartida con los dems.

Este es el testimonio de una mujer brasilea que ha bebido de esta agua y en quien esta agua se convierte en un manantial:

La hermana Romi, una enfermera de Campo Grande, era pastora de la tradicin pentecostal. Un domingo por la noche, sola en una choza, una nia indgena dio a luz a un nio. Se la encontr echada en el suelo perdiendo sangre. La hermana Romi la llev al hospital. All le hicieron preguntas: dnde estaba la familia de Semei? La encontraron pero no quera saber nada de ella. Semei y su hijo no tenan ninguna casa a la que ir. La hermana Romi los llev a su propia casa, un hogar humilde. No conoca a Semei y hay fuertes prejuicios hacia los indgenas en Campo Grande. Semei continuaba teniendo problemas de salud, pero la generosidad de la hermana Romi atrajo ms generosidad de sus vecinos. Otra madre de pocos das, una catlica de nombre Vernica, amamant al hijo de Semei al no poder ella. Semei le dio a su hijo el nombre de Lucas Natanal y con el tiempo pudieron irse de la ciudad a una granja, pero no se olvid de la bondad de la hermana Romi y de sus vecinos.

El agua que da Jess, el agua que recibi la hermana Romi en el bautismo, se convirti en ella en un manantial de agua y un ofrecimiento de vida para Semei y su hijo. Estimulados por su ejemplo, esta misma agua bautismal se convirti en un manantial, en una fuente, en la vida de los vecinos de Romi. El agua del bautismo capaz de dar vida se convierte en un testimonio ecumnico del amor cristiano en accin, una pregustacin de la vida eterna que Jess promete.

Gestos concretos como estos realizados por gente sencilla son los que necesitamos para crecer en la comunin. Dan testimonio del evangelio y de la importancia de las relaciones ecumnicas.

Preguntas

1. Cmo interpretas las palabras de Jess de que a travs de l nos podemos convertir en un manantial capaz de dar vida eterna (Juan 4, 14)?

2. Dnde ves a personas cristianas que son manantiales de agua viva para ti y para los dems?

3. Cules son las situaciones de vida pblica en las que las Iglesias deberan hablar con una sola voz para ser manantiales de agua viva?

Oracin

Dios trino,

siguiendo el ejemplo de Jess,

haznos testigos de tu amor.

Concdenos ser instrumentos de justicia, paz y solidaridad.

Que tu Espritu nos lleve a realizar actos concretos que conduzcan a la unidad.

Que los muros se conviertan en puentes.

Esto pedimos en el nombre de Jesucristo en la unidad del Espritu Santo.

Amn.



 
AddThis Social Bookmark Button

SEMANA DE ORACIN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

y para el resto del ao

2015

Jess le dice: Dame de beber

(Juan 4, 7)

22-Thursday

 

REFLEXIONES BBLICAS

Y ORACIONES PARA EL OCTAVARIO


DA 5

ANUNCIO

No tienes con qu sacar el agua y el pozo es hondo (Juan 4, 11)

 

Gnesis 46, 1-7

Dios le dice a Jacob que no tema bajar a Egipto

Salmo 133

Qu agradable es que los hermanos vivan juntos

Hechos 2, 1-11

El da de Pentecosts

Juan 4, 7-15

No tienes con qu sacar el agua y el pozo es hondo

Comentario

Jess necesitaba ayuda. Despus de un largo camino, la fatiga se hace sentir. Extenuado y al calor del medioda siente hambre y sed (Juan 4, 6). Para complicar ms las cosas, Jess es un forastero; es l el que no est en su tierra y el pozo pertenece al pueblo de la mujer. Jess tiene sed y, como seala la mujer samaritana, no tiene con qu sacar el agua del pozo. Necesita agua, necesita su ayuda: todos necesitamos ayuda!

Muchos cristianos piensan que solo ellos tienen las respuestas y que no necesitan ayuda de los dems. Perdemos mucho si mantenemos esta postura. Ninguno de nosotros puede alcanzar la profundidad del pozo de lo divino aunque la fe nos exige profundizar cada vez ms en l. No podemos hacer esto aisladamente. Necesitamos la ayuda de nuestras hermanas y de nuestros hermanos cristianos. Solo as podemos alcanzar la profundidad del misterio de Dios.

Un dato comn de nuestra fe, ms all de la Iglesia a la que pertenecemos, es que Dios es un misterio que trasciende nuestra comprensin. La bsqueda de la unidad de los cristianos nos hace reconocer que ninguna comunidad tiene todos los medios para alcanzar las profundas aguas de la divinidad. Necesitamos agua, necesitamos ayuda: todos necesitan ayuda! Cuanto ms crezcamos en la unidad, cuanto ms compartamos nuestros cntaros y unamos los extremos de nuestras cuerdas, ms ahondaremos en el pozo de la divinidad.

Las tradiciones indgenas brasileas nos ensean a aprender de la sabidura de los mayores y, al mismo tiempo, de la curiosidad y la inocencia de los nios. Cuando estamos preparados para aceptar que nos necesitamos unos a otros, nos volvemos como nios, dispuestos a aprender. Y es este el modo como el Reino de Dios se abre para nosotros (Mateo 18, 3). Tenemos que hacer lo que hizo Jess. Tenemos que tomar la iniciativa de entrar en tierra extranjera y volvernos un forastero y cultivar el deseo de aprender de lo que es diferente.

Preguntas

1. Te acuerdas de alguna ocasin en la que tu Iglesia ayud a otra o fue ayudada por otra Iglesia?

2. Existen reservas por parte de tu Iglesia a la hora de aceptar la ayuda ofrecida por otra Iglesia? Cmo se pueden superar estas reservas?

Oracin

Dios, fuente de agua viva,

aydanos a entender que cuanto ms unamos los extremos de nuestras cuerdas,

ms ahondarn nuestros cubos en las aguas divinas!

Haznos darnos cuenta de que los dones de los otros

son una expresin de tu misterio insondable.

Y haz que nos sentemos juntos cerca del pozo

para beber de tu agua

que nos congrega en unidad y en paz.

Pedimos esto en el nombre de tu Hijo Jesucristo,

que pidi a la mujer samaritana que le diera agua para calmar su sed.

Amn.



 
AddThis Social Bookmark Button

SEMANA DE ORACIN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

y para el resto del ao

2015

Jess le dice: Dame de beber

(Juan 4, 7)

21-Wednesday

 

REFLEXIONES BBLICAS

Y ORACIONES PARA EL OCTAVARIO

 

DA 4

RENUNCIA

La mujer, por su parte, dej all el cntaro (Juan 4, 28)

 

Gnesis 11, 31-12, 4

Dios promete convertir a Abrn en una gran nacin y una bendicin para otros

Salmo 23

El Seor es mi pastor

Hechos 10, 9-20

Lo que Dios ha purificado, no lo consideres t profano

Juan 4, 25-28

La mujer, por su parte, dej all el cntaro

Comentario

El encuentro entre Jess y la mujer samaritana muestra que el dilogo con el que es diferente, con el extranjero, el desconocido, pueda dar vida. Si la mujer hubiese seguido las normas de su cultura se hubiera ido cuando vio a Jess acercarse al pozo. Ese da, por alguna razn, no sigui las normas establecidas. Tanto ella, como Jess, rompieron con el patrn de conducta establecido. A travs de este romper moldes nos muestran una vez ms que es posible construir nuevas relaciones.

Mientras Jess lleva a trmino los planes del Padre, la mujer samaritana, por su parte, deja el cntaro de agua, significando que ella ya poda ir ms all, que no estaba limitada al papel que le haba impuesto su sociedad. Es la primera persona en el evangelio de Juan que proclama a Jess como el mesas. Romper moldes es una exigencia para aquellos que quieren hacerse ms fuertes y sabios en su fe.

Que la mujer samaritana dejara su cntaro indica que ha encontrado un don mejor, un bien mayor que el agua que vino a buscar, y un lugar mejor en el que estar en su comunidad. Reconoce el don mayor que el judo extranjero, Jess, le est ofreciendo.

Es difcil para nosotros encontrar valor, reconocer como un bien o tambin como algo sagrado lo que pertenece a otro. Sin embargo, reconocer el don que pertenece a otro como algo bueno y sagrado es un paso necesario hacia la unidad visible que buscamos.

Preguntas

1. Encontrarnos con Jess exige que dejemos atrs nuestros cntaros, cules son para nosotros esos cntaros?

2. Cules son los obstculos mayores que nos impiden hacerlo?

Oracin

Dios de amor,

aydanos a aprender de Jess y de la samaritana

que el encuentro con el otro nos abre nuevos horizontes de gracia.

Aydanos a romper nuestros moldes y a abrazar nuevos desafos.

Aydanos a superar el miedo a seguir la llamada de tu Hijo.

Te lo pedimos en el nombre de Jesucristo.

Amn.



 
AddThis Social Bookmark Button

SEMANA DE ORACIN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

y para el resto del ao

2015

Jess le dice: Dame de beber

(Juan 4, 7)

20-Tuesday

 

REFLEXIONES BBLICAS

Y ORACIONES PARA EL OCTAVARIO

 

 

 

DA 3

DENUNCIA - II

No tengo marido (Juan 4, 17)

 

 

 

2 Reyes 17, 24-34

Samara conquistada por Asiria

Salmo 139, 1-12

Seor, t me sondeas y me conoces

Romanos 7, 1-4

Por la muerte corporal de Cristo, han muerto a la ley

Juan 4, 16-19

No tengo marido

 

Comentario

 

La mujer samaritana contesta a Jess: No tengo marido . Ahora el tema de conversacin es la vida marital de la mujer. Hay un cambio en lo que se refiere al contenido del dilogo del agua al marido. Vete a tu casa, llama a tu marido y vuelve ac (Juan 4, 16), pero Jess sabe que la mujer ha tenido cinco maridos y que ese con el que ahora vive no es su marido.

 

Cul es la situacin de la mujer? Haba pedido su marido el divorcio? Era viuda? Tena hijos? Surgen espontneas estas preguntas al leer el relato. Sin embargo, parece que Jess tena inters en una dimensin distinta de la vida de la mujer: es consciente de la situacin de la mujer pero permanece abierto a ella, a encontrase con ella. Jess no se detiene en una interpretacin moral de la respuesta de la mujer sino que parece querer llevarla ms all. Y como resultado de ello la actitud de la mujer hacia Jess cambia. En este momento los obstculos de las diferencias culturales y religiosas se desvanecen en el fondo para dar cabida a algo mucho ms importante: un encuentro confiado. El comportamiento de Jess en esta situacin nos permite abrir nuevas ventanas y formular algunas preguntas, preguntas que desafan las actitudes que denigran y marginan a las mujeres; y preguntas sobre las diferencias que consentimos que obstaculicen el camino hacia la unidad que buscamos y por la que oramos.

 

Preguntas

 

1. Cules son las estructuras de pecado que podemos encontrar en nuestras comunidades?

 

2. Cul es el lugar y el papel de las mujeres en nuestras Iglesias?

 

3. Qu pueden hacer nuestras Iglesias para prevenir y reprimir la violencia dirigida contra las mujeres y las nias?

 

Oracin

 

Oh T, que ests ms all de todo,

 

cmo llamarte con otro nombre?

 

Qu canto podremos cantar para ti? 27

 

No hay palabra que te exprese,

 

ni espritu que te comprenda.

 

Ninguna inteligencia puede concebirte.

 

Solo T eres inexpresable,

 

y cuanto se diga ha salido de ti.

 

Solo T eres incognoscible,

 

y cuanto se piense ha salido de ti.

 

Todos los seres te proclaman, los que hablan y los que son mudos.

 

El deseo universal, el gemido de todos,

 

suspira por ti.

 

Todo cuanto existe te ora,

 

y hacia ti eleva un himno en silencio todo ser capaz de contemplar tu universo.

 

Ten piedad, oh T, el ms all de todo,

 

cmo llamarte con otro nombre?

 

(atribuida a san Gregorio Nacianceno)

 



 
AddThis Social Bookmark Button

SEMANA DE ORACIN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

y para el resto del ao

2015

Jess le dice: Dame de beber

(Juan 4, 7)

19-Monday

 

REFLEXIONES BBLICAS

Y ORACIONES PARA EL OCTAVARIO

 

 

 

DA 2

DENUNCIA I

Fatigado del camino, se sent junto al pozo (Juan 4, 6)

 

 

 

Gnesis 29, 1-14

Jacob y Raquel junto al pozo

Salmo 137

Cmo cantaremos un canto al Seor si estamos en tierra extraa?

1 Corintios 1, 10-18

Anda diciendo cada uno de ustedes: Yo pertenezco a Pablo , yo a Apolo

Juan 4, 5-6

Jess estaba fatigado del camino

 

Comentario

 

Jess haba estado en Judea antes de encontrarse con la mujer samaritana. Los fariseos haban comenzado a difundir el rumor de que Jess bautizaba a ms discpulos que Juan. Quizs este rumor haba causado cierta tensin y malestar. Puede que esto es lo que estaba detrs de la decisin de Jess de marcharse.

 

Al llegar al pozo, Jess decide detenerse. Estaba fatigado del camino. Su fatiga puede que tenga que ver tambin con los rumores que se haban difundido. Mientras descansa, una mujer samaritana se acerca al pozo para sacar agua. Este 25

 

encuentro tuvo lugar en el pozo de Jacob: un lugar lleno de simbolismo para la vida y la espiritualidad del pueblo de la Biblia.

 

Comienza un dilogo entre Jess y la samaritana sobre el lugar del culto. Es en este monte o en Jerusaln? pregunta la mujer samaritana. Jess contesta: no tendrn que subir a este monte ni ir a Jerusalnlos verdaderos adoradores rendirn culto al Padre en espritu y en verdad (Juan 4, 21-24).

 

Sigue aconteciendo que en vez de una bsqueda comn de la unidad, las relaciones entre las Iglesias estn marcadas por la competencia y la disputa. Esto ha sido lo que ha pasado en Brasil en los ltimos aos. Las comunidades ensalzan sus propios mritos y las ventajas que consiguen sus adherentes con la finalidad de atraer nuevos miembros. Algunos piensan que cuanto ms grande es la Iglesia, cuanto ms grande es el nmero de sus miembros, ms grande es su poder y ms cerca est de Dios, presentndose a s mismos como los nicos verdaderos adoradores. Como consecuencia de ello ha habido violencia y falta de respeto hacia otras religiones y otras tradiciones. Esta especie de marketing competitivo crea a la vez un clima de sospecha entre las Iglesias y una falta de credibilidad del cristianismo en su conjunto en la sociedad. Al crecer la competencia la otra Iglesia se vuelve una enemiga.

 

Quines son los verdaderos adoradores? Los verdaderos adoradores no consienten que una lgica de la competencia quin es mejor y quin es peor contamine la fe. Necesitamos pozos para recostarnos, descansar y abandonar las disputas, la rivalidad y la violencia; lugares donde podamos aprender que los verdaderos adoradores rinden culto en espritu y en verdad.

 

Preguntas

 

1. Cul es la razn principal para la competencia entre nuestras Iglesias?

 

2. Somos capaces de encontrar un pozo comn en el que podamos recostarnos y descansar de nuestras disputas y rivalidades?

 

Oracin

 

Dios misericordioso,

 

a menudo nuestras Iglesias se dejan llevar por una lgica de la competencia.

 

Perdona nuestro pecado de presuncin.

 

Estamos fatigados de esta necesidad de ser los primeros.

 

Concdenos descansar junto al pozo. Refrscanos

 

con el agua de la unidad sacada de nuestra plegaria comn.

 

Que tu Espritu que aleteaba sobre las aguas primordiales

 

saque unidad de nuestra diversidad.

 

Amn.

 



 
Más artículos...

  

Facebook IDYM Fanpage

Sitio web de la Orden
Biblioteca online en Scribd
Fotos en Flickr